Archivado en la Categoria 'Exploitation'


Chained (Festival Sitges, 2012)

Sábado, noviembre 24th, 2012
Cine, Exploitation, Festivales | Comentarios desactivados

Chained 2012

Pocas son las mujeres que se han atrevido a dirigir películas de terror o de ciencia ficción. Debe ser por eso que cuando aparece en Sitges algo relacionado con la figura de Jennifer Lynch, público y jurado se interesan de inmediato. El hecho de ser la hija del maestro del cine onírico le suma puntos inevitablemente, consiguiendo que los seguidores de su padre le concedamos una atención especial, curiosos por ver lo que hace. Pero su trabajo habla por sí mismo, pues ya en 2008 ganó el premio a la Mejor Película en el Festival de Cine Fantástico y de Terror de Sitges con Surveillance. “Cuando recibí la noticia fue algo alucinante. ¡Nunca había ganado nada! Fue como si toda la oscuridad que arrastraba desde Mi JLynch02obsesión por Helena se desvaneciera por fin y la gente empezase a apreciar lo que yo hacía. El premio me hizo ver que valía la pena seguir haciendo películas, sin importar lo negras que pudieran ponerse las cosas.“ Y así cuatro años después, Jennifer reaparece en el Festival para presentar Chained, una propuesta perturbadora sobre un taxista (Vincento D´Onofrio) que tiene a un niño encadenado en su casa, obligándole a limpiar cada vez que él termina con una nueva víctima. Pasan los años y el chico, apodado Rabbit, se hace mayor: es el momento de presenciar en qué se ha convertido tras tantos años de violencia. Chained tiene puntos en común con Surveillance: esa elegancia tan difícil de encontrar en el cine de género, la incomprensión, el misterio, la inquietud… Todos estos elementos se han unido para crear una atmósfera terroríficamente acogedora en la que el miedo va más allá de lo físico y el espectador tiene mucho que decir al respecto. “Cogí el proyecto de Chained cuando estaba prácticamente arruinada y la idea inicial era hacer algo del estilo torture porn, pero eso no me interesaba. Lo que me atraía de la historia era la relación entre el psicópata y el niño. Para mí es más turbador si se reconoce el perfil humano del asesino, y al mismo tiempo, uno se pregunta si el chico acabaría igual que él.”

El trabajo de Jennifer se ve recompensado por segunda vez en la pasada edición del Festival de Sitges con el Premio Especial del Jurado, donde tuvimos la oportunidad de charlar con ella sobre el estreno de Chained. Al igual que su primera película, Mi obsesión por Helena, Chained se ha prohibido a menores de 18 años en Estados Unidos, limitando así cualquier posibilidad de ser exhibida en las salas comerciales.

No logro entender por qué mi cinta es peor que Hostel o Saw. Según el comité es “demasiado real y perturbadora”. ¡Claro que lo es! Aunque casi toda la violencia ocurra fuera de campo, sigue siendo desasosegante. Tiene que hacer sentir mal. En definitiva, ellos creían que había hecho una gran película, pero no pensaban que fuera adecuado que la gente viera. Los cines no van a proyectarla, así que se estrenará directamente en DVD. Me sabe muy mal, porque la había concebido para ser vista en pantalla grande. Casi todo el diseño de sonido va a perderse en el televisor y la Academia no verá el trabajo de los actores, que es genial. Les pregunté si habrían sido más flexibles de haber tenido a Brad Pitt interpretando al asesino y me dijeron que sí, porque entonces nadie pensaría que podía ser real.”

La visita de Jennifer este año al festival era casi obligada, puesto que además de Chained, también presentó Despite the Gods, documental que ella misma protagoniza y que ha sido enmarcado en la sección Nuevas Visiones. Esta cinta narra sus aventuras en la India durante el rodaje de su Hiss, una extraña coproducción con Estados Unidos basada en la leyenda de JLynch01una serpiente que se convierte en una mujer para volver a convertir en serpiente. Penny Vozniak era la encargada de cuidar de la hija de Jennifer durante el rodaje, pero lo que ocurría a su alrededor pronto empezó a despertar su interés. Poco tenía que ver aquello de Bollywood con las producciones americanas: el choque cultural, las huelgas de empleados de luminotecnia, los extraños rituales al comenzar el rodaje, los desmayos en el set, la falta de organización… Así que Penny comenzó a filmar todo lo que ocurría a su alrededor y el resultado es una cinta divertida, emotiva y sorprendente en la que vemos cómo Jennifer Lynch trata de salir ilesa de esa aventura en el otro lado del mundo. Asistimos a la simpática relación que comparte con su hija, y con toda sinceridad, Jennifer se abre ante la cámara para contar sus preocupaciones, para recordar conversaciones con su padre… Finalmente el productor de Hiss decidió realizar un montaje alternativo al que ella propuso, convirtiendo la película en el mayor fracaso de su carrera. “Sigo sin haber visto Hiss y quienes sí lo han hecho me dicen que no lo haga, porque querría cortarme las venas.”

American Grindhouse (Festival Sitges, 2011)

Miércoles, diciembre 21st, 2011
Cine, Exploitation | Comentarios desactivados

GRINDHOUSE poster

Fantástico documental sobre el cine americano grindhouse. Hace un repaso genial de todas las vertientes con mucha gracia y con entrevistas a los principales involucrados en el género. Se proyectan parte de cada una de estas películas, además aportar una valiosa documentación histórica del cine de bajo presupuesto y de su evolución. Muy educativo.

Grindhouse: sala de cine que programa, en sesión continua, películas de serie B y/o exploits.

Exploitation: según John Landis, los filmes pertenecientes a este género “explotan un tema (de actualidad o controvertido) y lo utilizan como gancho para meter al público en la sala”. Se proyectaban, básicamente en las grindhouses que afloraron en EEUU a partir de la década de los 50.

Si en 2007 aún existía algún cinéfilo al que le sonaran a chino estos términos, Quentin Tarantino y Robert Rodríguez acabaron de popularizarlos con Grindhouse, su nostálgico homenaje al cine exploit y a las sesiones continuas de las décadas de los sesenta y setenta. Puede que, como afirma John Landis en “American Grindhouse”, lo mejor de las películas de éstos sean los falsos trailers que hay entre ambas, pero también es cierto que captura y reivindica el espíritu de un cine realizado al margen de los grandes estudios que sabía “dar al público lo que pedía”.

El documental de Elijah Drenner, dirigido en 2010, usa un tono didáctico y un modus operandi clásico, similar al reportaje (bustos parlantes combinado con material de archivo) para explicar la historia de un “género” bizarro arraigado en lo más profundo de la cultura popular norteamericana y que ha dado lugar a películas de culto instantáneas como “2000 maníacos”, “Foxy Brown” o “Blacula”. American Grindhouse está dividida en capítulos que muestran los diferentes subgéneros del cine exploit, cada cual con un nombre más delirante: ¡Sexploitation! ¡Blaxploitation! ¡Biker Films! ¡Beach Party Movies! ¡Nazisploitation!… las combinaciones (nazis + sexo o adolescentes + delincuencia + sexo o enfermeras + terror + sexo) son infinitas, increíblemente sugerentes y todas tienen un nexo común, muchos centímetros de piel principalmente femenina en pantalla.

A través de entrevistas a cineastas de la talla de John Landis, Joe Dante, Herschell Gordon Lewis…, y críticos de cine y estudiosos, Drenner traza la historia oculta de un género a menudo infravalorado que no aparece en los libros oficiales sobre historia del cine. La teoría subyacente en el filme es provocadora: el cine exploit influyó a la industria cinematográfica mainstream mucho más de lo que esta está dispuesta a admitir. Según esto, no habría tanta diferencia entre “Psicosis”, de Alfred Hitchcock y “Blood Feast”, de H.G. Lewis. O, como afirma sarcásticamente Landis, ¿no es acaso “La pasión de cristo”, una peli gore de temática religiosa de Mel Gibson, una muestra actual del cine exploit?

GRINDHOUSEpic

In the Sign of the Gemini

Miércoles, abril 13th, 2011
Cine, Eurocinema, Exploitation | 1 Comentario »

Los representantes de dos discográficas danesas se pelean por contratar a la cantante del momento. Uno de los representantes, secundado por dos torpes secuaces, secuestra a su competidor. La historia se les complicará cuando entre en acción el hermano torpe del secuestrado. Película erótica Danesa, en danes I Tvillingernes tegn, de una serie dedicada a los signos zodiacales, de espíritu picaresco y humor a lo Benny Hill. Una de las más recomendables de todas las realizadas.

Dirigida por Werner Hedman en 1975.

Treevenge

Martes, abril 5th, 2011
Bizarro, Cine, Exploitation | Comentarios desactivados

Los abetos navideños se sublevaron contra el plan forestal para satisfacer las vanas necesidades navideñas del ser humano.  La humillación y el asesinato conífero no se hará esperar.

Treevenge es un aclamado cortometraje dirigido en 2008 por Jason Eisener.

The Wild Wild World of Jayne Mansfield

Viernes, febrero 11th, 2011
Cine, Documental, Exploitation, Hollywood | 2 Comentarios »

Hace más de 40 años, cubierto por una sábana blanca, quedó en el arcén de una carretera el cuerpo sin vida de un mito inmortal, Jayne Mansfield. Sex-symbol de fulgurante ascensión, hizo de sus pronunciadas curvas el camino más recto hacia el éxito y del escándalo, el amplificador de su constante melodía de seducción, de su atolondrada ninfomanía y su compulsivo exhibicionismo. Nacida a imagen y semejanza de Mae West -aquella otra devoradora de hombres que presumía con descaro de que “cuando soy buena, soy muy buena; pero cuando soy mala, soy mejor”, Jayne Mansfield emprendió una carrera cinematográfica exenta de pudor aunque plagada de provocaciones. Saltando de los brazos de un amante a las rodillas de un magnate, entre el lujo y la ordinariez, rodeada de hombres musculosos y libre de cualquier prejuicio, la actriz fue esa tentación que siempre vive arriba, en la mente y los más íntimos anhelos de los hombres.

Disfrutando del sexo en los dos lados de la cama y posando de manera inaceptable incluso con sus propios hijos, Jayne Mansfield fue fugaz amapola antes de lucir un eterno crisantemo. El destino frenó en seco su vida en una carretera mojada. Tal día como hoy del año 1967, mientras viajaba hacia Nueva Orleans con su familia, su veloz automóvil se empotró violentamente contra un camión. Aunque sus hijos resultaron ilesos, entre el amasijo de hierros quedaron los cuerpos de su amante, su chofer y los dos minúsculos chihuahuas que la arrullaban con sus ladridos. En aquel macabro cuadro, el cuerpo de Jayne Mansfield aparecía decapitado en el arcén de la autopista. Alguien diría, desde el más negro sentido del humor, que por su mala cabeza.

The Wild Wild World of Jayne Mansfield es un documental mondo y de explotación entorno a la actriz de serie-b y sex-symbol Jayne Mansfield. Dirigido por Charles W. Broun Jr., Joel Holt y Arthur Knight en 1968.

Black XXX-Mas

Sábado, noviembre 27th, 2010
Cine, Exploitation | Comentarios desactivados

Corto representativo del espiritu navideño dirigido por Pieter Van Hees en 1999.
Mondo New York

Sábado, octubre 16th, 2010
Cine, Documental, Exploitation, No Wave, Underground | 1 Comentario »

Una joven mujer vaga por nueva york tropezando a su paso con diversas escenas y personajes representativos del panorama underground de la ciudad. Monólogos en Central Park (con Rick Aviles), trafico de prostitutas en el Chinatown de Manhattan, ceremonia de santería, visita a un club S&M… junto a un diverso número de performances de la mano de artistas como Joey Arias, Joe Coleman, Phoebe Legere, Karen Finley, Lydia Lunch y Ann Magnuson.
Este es el panorama que va encontrandose una joven a su paso por los diversos barrios y callejuelas de Nueva York, como representación clara del movimiento underground de la ciudad.

Documental mondo dirigido por Harvey Keith en 1988.

Murder a la Mod

Viernes, septiembre 24th, 2010
Cine, Exploitation, Serie-b | 1 Comentario »

Murder a la mod narra la oscura historia de una mujer que trata de ayudar a su novio porno-star con desastrosos resultados.

Un brutal, sangriento y prematuro film del legendario Brian de Palma. Estrenada en un único teatro de Nueva York en 1968. Delicioso plato para los fanáticos del genero o del director, que incluye chicas ye-ye, encuadres peliagudos y recurrentes homenajes psicóticos a las películas de Hitchcock.

Dirigida en 1968 por el ya mencionado Brian de Palma.

Beach Party / Bikini Beach

Sábado, julio 17th, 2010
Cine, Exploitation, Musicales, Serie-b | 1 Comentario »

En Lecciones de amor en Suecia (I´ll Take Sweden, Frederick de Cordova, 1965), el abnegado padre Bob Hope no soportaba que su hija (la siempre desaprovechada Tuesday Weld) tuviera como novio al vago y libertino Frankie Avalon, quien sólo pensaba en pasarse los días de juerga sin dar un palo al agua y, por consiguiente, resultaba el yerno menos indicado para un señor de tan amplios valores como Hope. Un oportuno viaje a Suecia, le hacía ver que, en el fondo, la cosa no estaba tan mal como él pensaba. Aunque Lecciones de amor en Suecia (una más que correcta comedia, dicho sea de paso) tiene sus dosis de playa, bailes, chicas en bikini y música pop, lo cierto es que no llega a los extremos de otras películas paradigmáticas de esta tendencia que tanto se extendió a lo largo de los años 60. Sin embargo, tiene un aspecto digno de señalar que, en parte, delimita y hace ver los derroteros por los que esta especie de subgénero transitó a lo largo de casi una década de existencia: el protagonismo compartido entre Bob Hope y Frankie Avalon. Ello no es, en absoluto, circunstancial, sino un dato muy revelador de la auténtica idiosincrasia de estas producciones: un marcado conservadurismo envuelto en la más absoluta apatía hacia todos los acontecimientos sociales que marcaron uno de los períodos ideológicamente más comprometidos del siglo XX. Bob Hope, como paradigma de la moral tradicional, asentada por su incondicional apoyo al ejército durante la Segunda Guerra Mundial y de su aclamación popular hasta el punto de verse convertido en un símbolo nacional, otorga una vena profundamente reaccionaria a un film sólo en apariencia vinculado a la juventud, ya que Frankie Avalon (por esbozar una analogía, otro símbolo, en este caso, de los veinteañeros) se pliega completamente a los designios y exigencias de Hope, con el único condicionante de seguir con su vida ociosa y festiva. Ésta, de hecho, es una de las características más notorias de éste tipo de cine.

En efecto, en ninguna de las películas que asentarían su presencia en las carteleras se hablaba de la guerra de Vietnam, de los problemas raciales, de los convulsos momentos políticos en Estados Unidos o del cambio que se estaba operando en las nuevas generaciones. Nada de ello importaba lo más mínimo. A lo único que tenía que atender la juventud es a ligar en las playas con las chicas guapas y a disfrutar de cálidas noches escuchando la (para los oídos de un Bob Hope) estridente música que estimule sus caderas. Frankie Avalon (como ya se ha visto, un mero comparsa de la moral tradicional) se convierte en el estandarte de estas producciones de bajo presupuesto, celérico rodaje y consumo inmediato. En Escándalo en la playa (Beach Party, William Asher, 1963) coincide por primera vez con otra presencia habitual del género, Annette Funicello, una morena pizpireta reciclada inmediatamente al medio televisivo al finalizar sus años dorados. Ambos, con la inestimable ayuda de los avispados productores de la AIP (responsables de buena parte de estas cintas) llevan la apatía ideológica a los espectadores coetáneos, blandiendo un espíritu de directo pasotismo ante la coyuntura social que los envuelve. Su posición de “rebeldía” ante las normas establecidas y el consiguiente choque general es completamente superficial, desprovisto de elementos verdaderamente críticos. La sencillez de las historias y la constante presencia de respetados intérpretes como necesario vínculo hacia el cine anterior (Robert Cummings, Brian Donlevy o el gran Buster Keaton), responden a su necesidad por ofrecer un falso espejo de conformismo en una sociedad creada ex profeso para estas películas.

Vistas hoy, sin embargo, producciones como Pajama Party (Don Weis, 1964) o Muscle Beach Party (William Asher, 1964) tienen un valor cercano a la paleontología. No porque estos films se hayan quedado irremediablemente viejos (ya lo eran, de hecho, a comienzos de los años 70, apenas un lustro después de su exhibición comercial), sino por su radical extensión de lo caduco. Resulta hasta cierto punto lógico su espíritu frívolo e insignificante y, de hecho, es ello lo que acaba por conferir a estas producciones un teórico valor, anclado en la escasez de pretensiones. Los años, de hecho, han provocado incluso mutaciones genéricas dentro de sus constantes, apareciendo como obras casi cercanas a la ciencia–ficción. Primero, porque no se puede exponer una visión tan inocua de una parte de la sociedad si no es ateniéndose a preceptos completamente ficticios y fantasiosos.

Por otra parte, porque el surrealismo de sus situaciones (incluso las, aparentemente, más lógicas), unido a cierta tendencia al desequilibrio (y no solo cinematográfico) acaban por completar la vinculación genérica. Un buen ejemplo de ello se puede encontrar en las dos películas en las que intervino Buster Keaton: la mencionada Pajama Party y How to Stuff a Wild Bikini (William Asher, 1965). En ambas su personaje (él mismo, prácticamente) es un claro ejemplo de lo absolutamente marciano e irracional. Un oasis dentro de un inmenso desierto, cuya fusión con el resto del film no puede resultar más desconcertante acrecentando la sensación de hallarnos ante un tipo de cine que escapa completamente de cualquier elemento que lo una con la realidad. La secuencia de los créditos finales de How to Stuff a Wild Bikini, con Keaton bailando junto a un grupo de guapas muchachas en bikini, así lo asevera.

Años después, en Grease (Randal Kleiser, 1978), Frankie Avalon interpretaba a un ángel, producto de las ensoñaciones de Frenchy, quien le aconsejaba que no dejara los estudios o se arrepentiría el resto de su vida. Es decir, moral tradicional (seguir el camino dictado, simbolizado en los estudios) y desapego de la realidad (un ángel)…, por si quedaba alguna duda de todo lo expresado en los anteriores párrafos.

 

Joaquín Vallet Rodrigo.

.

En Beach Party, un antropólogo va a vivir a una casa de las playas de California con el fin de estudiar las costumbres de la juventud de esa zona. Su actitud contraria hacia los chicos cambia cuando una jovencita se enamora de él y descubre que los chicos no son tan malos.

Bikini Beach reúne de nuevo a toda la troupe de jovenzuelos para otras vacaciones de diversion, surf y mucho rock. Alli descubren una peculiar tienda que resulta ser el cuartel general de Potato Bug, una estrella britanica de la cancion, que esta protegido por un inusual guardaespaldas, Lady Bug y sus tecnicas francesas de autodefensa.

Ambas películas dirigidas por William Asher entre 1963 y 1964.

Midnight Plowboy

Miércoles, junio 30th, 2010
Cine, Exploitation | 3 Comentarios »

Un joven paletorro decide, a pesar de su ajustado cociente intelectual, visitar la gran ciudad de Hollywood. Confundiendo un burdel con una pensión, nuestro playboy de medianoche acabara burlando al alcahuete local, montandose su propio negocio de lenocinio en una furgoneta. Da gusto ver como transcurren los acontecimiento cuando un paleto de pueblo conoce al de ciudad.

Conmovedora producción softcore de Harry Novak, realizada en 1971 por Bethel Buckalew.