Archivado en la Categoria 'Hollywood'


Another Earth (Festival Sitges, 2011)

Martes, diciembre 20th, 2011
Cine, Festivales, Hollywood | Comentarios desactivados

Otra_Tierra-poster

Drama existencial con un suceso un tanto extraño como telón de: el descubrimiento de otra Tierra muy cercana a la nuestra y perfectamente visible.

Rhoda (Brit Marling) percibe la existencia de este nuevo planeta mientras conduce, lo que ocasiona un choque contra otro vehículo que acaba con la vida de varios miembros de una familia. Tras cumplir condena por el delito, decide ponerse en contacto con el único superviviente del accidente. Ambos son personas traumatizadas que luchan por llevar vidas normales.

MikeCahillEn esta atmósfera cotidiana de peli indie se desarrolla Another Earth, la ópera prima de Mike Cahill que ha conseguido el galardón a Mejor Actriz en la pasada edición del Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror de Sitges. 

Es una de esas películas que con un bajo presupuesto son capaces de crear, como lo hizo Gareth Edwards con Monsters (2010), una historia diferente sobre personajes interesantes envueltos en un entorno de ciencia ficción. Esta idea futurista es un elemento más dentro de un argumento dramático-filosófico que se plantea como un simple esbozo. Será el espectador quien continúe el debate tras el visionado.

La idea del descubrimiento de una réplica exacta de la Tierra con dobles de todos los habitantes puede llegar a ser escalofriante. Sin embargo, para Mike Cahill cumple uno de los deseos humanos más primitivos, el de encontrar un duplicado de cada uno de nosotros. Su intención no es otra que la de hablar, desde un punto de vista esperanzador, de la necesidad de conectar con los otros, ese lado social que reside en el fondo de todas las personas.

otratierrafram

The Wild Wild World of Jayne Mansfield

Viernes, febrero 11th, 2011
Cine, Documental, Exploitation, Hollywood | 2 Comentarios »

Hace más de 40 años, cubierto por una sábana blanca, quedó en el arcén de una carretera el cuerpo sin vida de un mito inmortal, Jayne Mansfield. Sex-symbol de fulgurante ascensión, hizo de sus pronunciadas curvas el camino más recto hacia el éxito y del escándalo, el amplificador de su constante melodía de seducción, de su atolondrada ninfomanía y su compulsivo exhibicionismo. Nacida a imagen y semejanza de Mae West -aquella otra devoradora de hombres que presumía con descaro de que “cuando soy buena, soy muy buena; pero cuando soy mala, soy mejor”, Jayne Mansfield emprendió una carrera cinematográfica exenta de pudor aunque plagada de provocaciones. Saltando de los brazos de un amante a las rodillas de un magnate, entre el lujo y la ordinariez, rodeada de hombres musculosos y libre de cualquier prejuicio, la actriz fue esa tentación que siempre vive arriba, en la mente y los más íntimos anhelos de los hombres.

Disfrutando del sexo en los dos lados de la cama y posando de manera inaceptable incluso con sus propios hijos, Jayne Mansfield fue fugaz amapola antes de lucir un eterno crisantemo. El destino frenó en seco su vida en una carretera mojada. Tal día como hoy del año 1967, mientras viajaba hacia Nueva Orleans con su familia, su veloz automóvil se empotró violentamente contra un camión. Aunque sus hijos resultaron ilesos, entre el amasijo de hierros quedaron los cuerpos de su amante, su chofer y los dos minúsculos chihuahuas que la arrullaban con sus ladridos. En aquel macabro cuadro, el cuerpo de Jayne Mansfield aparecía decapitado en el arcén de la autopista. Alguien diría, desde el más negro sentido del humor, que por su mala cabeza.

The Wild Wild World of Jayne Mansfield es un documental mondo y de explotación entorno a la actriz de serie-b y sex-symbol Jayne Mansfield. Dirigido por Charles W. Broun Jr., Joel Holt y Arthur Knight en 1968.

The Genesis Children

Martes, diciembre 28th, 2010
Arte y Ensayo, Cine, Hollywood | 6 Comentarios »

Un grupo de muchachos, que andan de vacaciones por Italia, acuden a la llamada de un anuncio en el que se solicitan actores para actuar en una obra de teatro basada en el libro bíblico del Génesis. Dirigidos por un hombre que se presenta ante ellos con diferentes roles (como un sacerdote, un policía, un profesor, un político…), visitan la ciudad de Roma y van a la playa a pasar unos días relajados y desenfadados, despojados de las ataduras y artificios del mundo moderno…

Obra “lirica”, realizada en 1972 para la Lyric Productions por Anthony Aikman, definida por algunos como un “film nudista con niños”, para otros simplemente era “el festival de la picha”.

Entre los defensores figuraban un instructor de scouts, un consejero de campo y el heredero de una fortuna petrolera de Texas. La prensa los bautizó como “pandilla de soplapollas”. Entre los detractores, el detective Lloyd Martin, de la brigada contra el vicio, que definió al grupo, “no como de homosexuales, sino de abusadores de niños que sólo logran desacreditar a la colectividad gay”.

Con problemas de distribución y juicio de entremedias, hoy puede adquirirse en formato digital para el disfrute general.

Out West

Martes, septiembre 29th, 2009
Crimen, Free Movies, Hollywood | 1 Comentario »

Out West es una sátira de los clásicos westerns de la época, protagonizada por Arbuckle y Keaton. Dirigida por Arbuckle en 1918.

El gordito comediante Roscoe “Fatty” Arbuckle, hoy en día más recordado por “El escándalo Fatty Arbuckle”, en el cual fue acusado de violar de muy mala manera y provocar la muerte de Virginia Rappe, una floreciente estrella invitada a una de las orgiásticas fiestas de “Fatty”. En sus cortos y mediometrajes, “Fatty” solía tener de partenaire a estrellas tan reconocibles como Buster Keaton o Charlie Chaplins.

Pueden verse alguno de sus más famosos cortos aquí.


AVI-DivX (705 MB) MPEG4 (70 MB)

Rompecabezas no resuelto

Martes, julio 3rd, 2007
Crimen, Hollywood | 7 Comentarios »

Carta de un Asesino

El 15 de enero de 1947 una niñita y su mami se toparon con lo que parecía un maniquí roto. Los dos trozos de maniquí, eran en realidad partes del cuerpo desnudo de una joven. La habían seccionado limpiamente por la cintura. Los pechos lacerados estaban sembrados de quemaduras de cigarrillo. La boca había sido cortada en las comisuras en una horripilante sonrisa. La cabeza de la víctima había sido aporreada hasta hacerla irreconocible, pero eso no era lo peor. Había mutilaciones por todo el cuerpo, la más extraña era una profunda muesca triangular en el muslo izquierdo. El muslo había llevado antes el ornamento de un tatuaje. La autopsia reveló la tajada de carne allí donde estaba el tatuaje, oculto en lo más hondo de su anatomía. Marcas de ligaduras en las muñecas y la blanquísima piel de los tobillos indicaban que la muchacha había permanecido fuertemente maniatada una sesión de tortura, por lo menos durante tres días.

Elizabeth ShortLa intersección de la Spoth Norton Avenue con la calle 39, en la zona de Crenshaw, al suroeste de Los Angeles, no tardó en llenarse de policías, periodistas y curiosos: había nacido el caso de la Dalia Negra.

El ama de casa que había encontrado el cadáver aseguró luego haber visto pasar el faro de un coche que había acelerado al oír su grito. Dijo no recordar ningún detalle del coche.
En Washington identificaron las hullas dactilares de la victima. Se las habían tomado una vez, durante la II Guerra Mundial, cuando trabajaba en la cantina de Camp Cooke, California. Las investigaciones en el cuartel condujeron al paradero de su madre: Cabrige, Massachussets. Poco a poco iba emergiendo la historia de la victima.

Nombre: Elisabeth Short. Edad: 22 años. Altura: 1,65m. Peso: 48 Kg. Raza: caucasiana. Sexo: femenino. Descripción: pelo negro, ojos azules. Rasgos distintivos: una rosa tatuada en el muslo izquierdo.

Creció en Hyde Park, Masachusetts, sufrió una infancia acomodada como muchas otras y a los 18 años se largo a Hollywood, la tierra de la leche y la miel. No tardó mucho en caer en la prostitución. Aparte de su carnicero, el último en verla con vida fue el portero del hotel Bilmore, en la noche del 10 de enero de 1947, a las 22 horas, cuando la vio alejarse
Por Oliver Street, en dirección al sur, vestida con un sweater y pantalones negros.
Pero, ¿quién era realmente Dalia? Más tarde se supo que el apodo de la víctima se debía a su lustroso cabello negro, que solía caerle sobre la frente en ondulante copete, y a la costumbre de vestirse con jerséis y pantalones negros. No obstante, cuando se descubrió el cadáver, tenía el pelo rojo. Lo habían teñido con henné y se lo habían lavado con shampoo y peinado con esmero. Muerta, era la mujer escarlata. La maniática meticulosidad de todo ello era escalofriante. Había desangrado los restos hasta última gota y los había lavado en el mejor estilo kosher. Era obvio que el asesino deseaba dejar de sí una última imagen imborrable.

El informe del comisario fue lacónico. Calculaba que la víctima había sido torturada durante setenta y dos horas que probablemente terminaron con una metódica vivisección. Una vez drenada la sangre, había limpiado los trozos, lavado, teñido y peinado el cabello y, por fin, depositado las dos mitades de Elisabeth en el cruce de la calle 39 con la avenida Norton.

El hallazgo del cadáver puso en movimiento la mayor redada que recuerda el departamento policial de Los Angeles. Doscientos cincuenta oficiales mantuvieron entrevistas puerta a puerta en los alrededores del lugar en que se encontró el cuerpo. Falsas pistas y falsas confesiones lanzaron a los polis a un buen número de locas persecuciones sin objeto.

Hollywood está plagada de célebres y extrañas historias de sexo y asesinatos. Cuarenta años después, el caso de la Dalia Negra sigue siendo el más escalofriante de los crímenes de Tinseltown. La conexión de la Dalia con la industria del cine fue tangencial, a lo sumo la historia de un sueño irrealizado. Como miles de otras muchachas, había llegado allí para “entrar en el cine”. Su historia pertenece a la tierra de las sombras de Los Angeles, una zona de penumbra frecuentada hasta hoy por el misterio de su muerte. El asesinato de esa hermosa prostituta, a la que pusieron “fuera de combate” de modo tan horrible , estimuló a más de una mente enferma. Desde entonces, en los últimos años, más de medio centenar de hombres y no pocas lesbianas han “confesado” haber cometido vivisecciones.

En Confesiones verdaderas, un film basado en la novela homónima de Gregory Dunne, que recuerda vagamente el caso, el asesino queda encubierto por el policía Robert Duvall. En la realidad, nunca se llegó a saber quién había asesinado a la Dalia Negra.

Texto extraído del libro “Hollywood Babilonia II” de Keneth Anger.

Ámplia información con documentos policiales (en el FAQ estan en PDF), fotos, etc. puede encontrarse aquí. Fotografías de este crimen y de otros varios; aquí y aquí.

Se han hecho diversas películas acerca del caso. De notable mención son The black Dahlia de Brian de Palma, que esta muy bien, y Black Dahlia de Ulli Lommel, que es una puta mierda.
Otra que parece ser más fiel a los contecimientos es Black Dahlia Movie de Ramzi Abed.