Archivado en la Categoria 'Libros'


Capitalizando la miseria

Jueves, abril 17th, 2014
Fotos, Libros | Comentarios desactivados

Bookpobreza

Justificación:

Cualquier comentario sobre las fotografías de Santi Ochoa desde la perspectiva del arte (o aledaños), y con los pautas de las que suele hacerse uso en este tipo de escritos, podría incurrir en imperdonable frivolidad, en indignante nadería. Lo que vemos en ellas descoyunta las razones de las que se sirve un género tan sometido a la hegemonía del mercado como es la crítica artística.

Pero antes incluso de estas apreciaciones (que comienzan a resbalar hacia esa misma suficiencia de la que intentábamos huir), deberíamos preguntarnos por la voluntad del proyecto general, por su intencionalidad, por el ánimo que lleva a mostrar estas imágenes, por la decisión de publicarlas…

Y es realmente aquí donde podremos encontrar algo que nos permita introducir nuevos datos en la mirada. El texto extraído del libro “Viaje al corazón de la bestia” y que precede a éste, es tan sumamente explícito que desactiva cualquier intento de argucia formal o de escaqueo literario.

Existe en todo este proceso llevado a cabo por Santi una determinación política que nada tiene que ver con todo el fraude del denominado “arte social” que hemos sufrido en los últimos tiempos, sino que acaba por convertirse en investígación, en trabajo de campo y comprometido ejercicio de ciudadanía, (pero de viandante experimentado, nada de heroicidad ni afán de altruismo). La observación de este fenómeno social que apela a nuestra integridad por su aspereza, no puede abordarse exclusivamente desde el propósito fotográfico.

Por eso, el trabajo de Santi no es fotográfico.

bookpobre01

Se trata de un modo determinado de andar por la calle, de repetidos e incansables intentos de comprender lo que nos roza, de parar y ver lo que nos raspa en la mirada; se trata como diría Michel de Certeau de “alcanzar la sensibilidad necesaria para crear redes de subjetividad paralelas”, intentando en este caso ver lo que nadie quiere ver.

Es en este preciso punto en el que el hecho artístico (si es que hemos de enfocarlo así por el hecho de ser presentado en una sala de exposiciones), entra en tensa relación con lo social, a través del sentido que cobra hoy la producción cultural, de sus límites, de su capacidad de divergencia y de su recepción. Y es en este punto en el que la crítica implícita del proyecto, quiebra la institucionalización del arte, mostrando las grietas del sistema sin más aspaviento que una serie de datos, frutos de un interés activo en lo que supone el espacio común de la calle. Por eso, siempre vemos en estas imágenes el microcosmos completo del personaje retratado, siempre se hace evidente el contexto, siempre se confirma la inmediatez. Estas fotografías no son de las que intentan demostrar transparencia a través de una estrategia de ocultación, (artimañas de fotógrafos). Aquí, el soporte deja de aparecer ideológicamente “transparente”. “Presenta lo que representa”.

El espacio público no es tratado en este trabajo con guantes de cirujano, al modo en que artistas y diseñadores dibujan sobre plano espacios para el ocio. Aquí, se establece relación y seguimiento, existen personas; toda una subclase urbana que siempre estuvo ahí, compuesta ahora por quienes no son aptos para integrarse en el mercado, los excluidos, los marginados, los verdaderamente rechazados y forzados a permanecer en la periferia de la economía y en el centro de la abundancia. Son una masa de ensayo de otros tipos de economía y de política destinados a rentabilizar la miseria, puesto que la miseria ha venido para quedarse. Por primera vez en la historia, los poderosos no necesitan de grandes masas obreras. Las masas sobran. Son superfluas para el mercado. Por otro lado el trabajo es el único valor de la sociedad moderna, que es una sociedad de tajadores. La sociedad desconoce otro tipo de actividades más elevadas y significativas por cuya causa merecería librarse del trabajo, y no queda ya ningún grupo social portador de otros valores, a partir del cual pudieran restaurarse las demás capacidades humanas.

Santi nos recuerda que es preciso abogar por una aventura creativa y colectiva. El juego no es pasivo. Sis imágenes son un buen ejemplo de la capacidad para mirar hacia fuera desde dentro, para vernos a través de otros, para aprender a andar por la calle.

Fito Rodríguez. Victoria-Gasteiz, abril 2004.

.

Clasificación:

INSTALADOS A las puertas de las iglesias ir tes del centro. Recelosos y poco dispuestos a dejarse fotografiar. mente por el temor a que peligre lo único que poseen: una fuente fija y estable de ingresos. Cada uno tiene su puesto durante muchos años. El de catedral de Madrid tiene caja y bote; sólo le hace falta aceptar tarjetas. Siempre peinados, limpios y aseados, ofreciendo a los feligreses la imagen que esperan de ellos.

VAGABUNDOS Antisociales, suelen despreciar la asistencia social y prefieren dormir en la calle; son los únicos que van con la casa a cuestas. Al final del día, algunos ocupan el mismo portal o puerta de banco durante años y años. Los auténticos escasean por el centro, pues suelen deambular por barrios. Los meses de calor algunos veranean en el Retiro, gran parque central madrileño.

VERGONZOSOS Con un pasado convencional, les avergüenza profundamente ser reconocidos y se resisten a dejarse fotografiar. Procuran mantener a duras penas su aspecto aseado. Suelen ser ya de cierta edad. Piden sólo a horas centrales del día y en la misma zona.

OCASIONALES No se dedican a eso, sólo a determinadas horas. Suelen estar los fines de semana junto a las taquilla de los cines, esperando la calderilla del pago de las entradas. También en las terrazas en verano. Mantienen el tipo por los pelos.

INTELECTUALES O de “buena familia”. No parecen tener un pasado familiar de exclusión social. Se deterioran más rápidamente que el resto al cabo de meses de estar en la calle.

INTEMPORALES Como sacados de la Edad Media, con la misma estampa durante siglos, son de cualquier época y lugar. Su aspecto y situación no varía con el paso del tiempo. Desde hace algunos años, mujeres portuguesas y rumanas de negro van desplazando a la mendicidad local.

SIMULADORES Un recuso como cualquier otro para sacar dinero. Escasean y no son nada fáciles de detectar. En el primer caso, en un vagón de metro el aspecto tullido y envejecido contrasta con el rostro de chica joven que intenta ocultar. El siguiente es el más insólito: en la calle Preciados un chico joven estuvo unos meses con su especialidad de humillado y al final renovó su mendicidad y aspecto disfrazándose de chica, gracias a mantener siempre la misma postura que ocultaba sus formas y que le permitía mantener su secreto profesional. Detectable únicamente por la voz, que demuestra claramente ser la misma persona.

HUMILLADOS Muy espectaculares. Especialidad sólo del centro y calles peatonales. Siempre con la cara oculta. Al no existir ruido de tráfico, los grandes lamentos de algunos causan mucha impresión a distancia y crean un cierto clima a su alrededor.

MUTILADOS Recurrente clásico; son los frikis de la mendicidad. Cuando es malformación, suele ser la forma de vida estable de muchos de ellos. Ocasionalmente también se incorporan a la mendicidad cuando son mutilaciones sobrevenidas. Por razones obvias, exhiben su disminución de forma ostentosa.

ANCIANAS Solapadas con los vergonzosos. Siempre piden en las horas centrales del día. Se dan casos, casi siempre de mujeres rondando los noventa años, que llevan su historia y sufrimiento escritos en las arrugas de la cara.

DRAMÁTICOS Lo más gore de la mendicidad. Causan verdaderiimpacto en los viandantes; a veces incluso rechazo. La de la espalda desnuda fue tomada con frío intenso en pleno diciembre.

SIDA Modalidad común hace años que está desapareciendo.Suelen estar instalados en su práctica. Siempre varones de media edad y con letrero.

TAPADOS Aislados de los viandantes por elección.

.

Capitalización:

Todas las fotos están hechas entre octibre de 1999 y 2001…

… He solicitado siempre permiso antes de hacerlas dando 100 pesetas o, en caso de invalidez o mutilazión, 300 pesetas. Más adelante, 1 y 3 euros. Estos mendigos los encontraba en mis recorridos habituales de trabajo, compras o paseo. Nunca he ido a otros lugares en su busca.

Santi Ochoa.

bookpobre02
Incluye mapa con itinerario turístico

Disponible en Colección Vadillo Pedroso.

Muerte por entregas

Jueves, octubre 3rd, 2013
Iluminaciones, Libros, Subcultura | 1 Comentario »

RobotBrain

El viaje había discurrido sin incidentes. Bajábamos en familia desde Nottingham hacia Ipswich por la gran carretera del norte. Me volví a mi esposa y le dije…

 - Vamos a hacer un experimento mental. Imagina que me es-tuviera muriendo de una enfermedad incurable y que todas mis facultades mentales estuviesen íntegras, y que tuvieras la oportunidad de transmitir toda mi conciencia mental y toda mi capad.– dad a un ordenador. ¿Lo harías?
- Oh, no —fue la respuesta—. No serías tú, no serías real y sería artificial. No me gustaría nada.
- ¡Oh! Bueno, supón que la transferencia fuera a un androide, una máquina de apariencia humana que tuviera todas las cualidades ambulatorias y táctiles mías, la persona real, ¿qué te parecería eso?
- Oh, no, seguirías sin ser tú, seguirías sin ser real y no me gustada nada. ¡Qué idea tan horrible!
- Vale, imagínate que dentro de 10 minutos tenemos un accidente y pierdo la pierna y me tienen que poner una pierna de lata, ¿podrías acostumbrarte a mí con una pierna de lata?
- Oh, si, no pasaría nada.
- Y si dentro de unos años pierdo un brazo, ¿podrías vivir conmigo si tuviera un brazo y una pierna de lata?
- Si, me parecería bien.
- ¿Aunque esa pierna y ese brazo no fueran más que simplemente un pedazo de lata? Imagina que la tecnología hubiera alcanzado el punto en el que parecieran piel real y fueran completamente funcionales?
- ¡Oh, eso sería mucho mejor!
- Interesante. Entonces, si tuviera que llevar un marcapasos, ¿eso te parecería bien?
- Sí
- ¿Y un riñón artificial?
- Sí
- ¿Y qué me dices de un páncreas artificial? Al fin y al cabo, ahora están experimentando con prototipos y no tardarán mucho en hacer algunos que podamos permitirnos.
- Bueno, supongo que eso también me parecería bien.
- En la Universidad de Sheffield hay un profesor que está trabajando en ojos artificiales; son completamente electrónicos. ¿Quién sabe? Tal vez algún día puedan ser implantables, de modo que si mis ojos me fallaran, si tuviera que reparar mis ojos con sustitutos electrónicos, ¿eso te parecería bien?
- Bueno, supongo que sí.
- El otro día me fijé en que Jack Ashley el parlamentario tenía un oído interno electrónico adaptado para devolverle la capacidad auditiva después de muchos años de sordera, así que supongo que si mis oídos me fallaran, te sentirías muy feliz de yerme con un oído electrónico.
- Bueno, si.
- Imagina que me falla el hígado y también tengo que sustituirlo.
- Bueno, vale.
- Mi estómago y mi bazo y…
- ¡Un momento, no voy a dejar que te mueras por entregas!
- Bueno, ¿en qué punto dirías que no soy yo quien habita esa amalgama de carne, sangre, metal y electrónica? ¿En qué punto no soy yo? ¿Es cuando demos el paso final de transferir mi cerebro desarrollado biológicamente a un cerebro desarrollado electrónicamente? ¿Ese es el punto de ruptura a partir de cual ya no soy yo?
- No lo sé, pero no me gusta y si pudiera elegir, no lo haría!
- Entonces vamos a retroceder un poco en este experimento. ¿En qué punto sería aceptable para ti? Ya has dicho que me acepta-rías con un brazo y una pierna y el páncreas y el corazón postizos.
- No quiero seguir pensando en eso!

Esta discusión había sido la repetición de un experimento mental anterior que había probado con mi madre algunos años después de que mi padre muriese. Le había sugerido que en el futuro podríamos haber sacado su conciencia de su frágil y moribundo cuerpo, que apenas era capaz de soportar un cerebro todavía completamente funcional y muy activo, y podríamos haberlo metido en un superordenador. De forma similar, se opuso vehementemente a la misma idea de transferir a un ser querido a una forma de máquina. Lo interesante es que mi reacción a la propuesta fue que yo habría hecho cualquier cosa que hubiese mantenido el contacto con ese intelecto, ese ser, esa persona que había iniciado mi vida. Esa entidad que me había alimentado, enseñado y amado desde el momento en que nací hasta que por fin me dijo adiós. Su manifestación física importaba menos para mí que su gran pérdida. Yo habría hecho cualquier cosa para mantener el Contacto con él de cualquier forma. Desgraciadamente, nunca tuve el valor de hacerle en sus últimos años la misma pregunta, y qué decisión habría tornado él. Supongo que a medida que me haga mayor esta pregunta se volverá recurrente y, quién sabe, tal vez pueda incluso ser pertinente para mí. Si no pertinente para mí, entonces desde luego que será pertinente para mi hijo o para el hijo de mi hijo o para quien sea. En algún momento del desarrollo de nuestra tecnología, será casi seguro que se dé el caso de que podamos transferir mentes y seres humanos a alguna forma de máquina. Con nuestra tasa actual de progreso, en menos de 20 años veremos superordenadores con una capacidad de proceso y almacenamiento equivalente al cerebro humano. Cierto, serán físicamente más grandes y probablemente no tengan capacidad ambulatoria, pero eso es sólo el principio. En menos de 30 años, el desarrollo de tales máquinas debería haber llegado a nuestros escritorios, o incluso a nuestros bolsillos. Si tales máquinas serán capaces de soportar nuevas formas de vida o de mejorar las existentes, está por ver. Probablemente el desafío clave sea el entendimiento y acceso a la mente humana misma. No entendemos cómo funciona el cerebro humano, ya que todavía no hemos desentrañado su increíble complejidad. Perversamente, con la ayuda de superordenadores, podría ser posible que creemos suficientes modelos buenos como para alcanzar un entendimiento completo.BrainUSB

¿Qué clase de mundo será ese en el que nadie tendrá que morir, o sufrir enfermedades insoportables y quebrantos de la salud? Un mundo donde podamos vivir dentro de una máquina estática, una red de comunicaciones o habitar alguna forma androide o robótica. La respuesta, por supuesto, es totalmente distinta de lo que hemos experimentado hasta el momento. Probablemente el único vistazo que podamos echar a lo que podría pasar esté disponible a través de la realidad virtual. Los experimentos con el científico increíblemente menguante, capaz de vagabundear por estructuras atómicas y sentir las fuerzas que combinan el núcleo y el electrón simplemente extendiendo su mano a un extremo y al otro, nuestra capacidad para vagabundear por las galaxias y manipular la influencia de los agujeros negros en un cosmos virtual. La capacidad de ir a cualquier sitio y hacer cualquier cosa en cualquier momento y en cualquier lugar pronto estarán a nuestra disposición a través de la magia de la telepresencia, la RV y la increíblemente aumentada potencia de los ordenadores, y de la capacidad para comunicarse a través de vastas distancias a un coste virtualmente nulo. El siguiente paso lógico es la transferencia misma de la mente a las máquinas, lejos de todas las limitaciones impuestas por nuestra presente forma biológica y la de nuestra electrónica actual. Un aumento de miles de millones de la potencia informática, unido a un aumento similar de la capacidad para las comunicaciones y el almacenamiento de información, parece probable en los 30 próximos años. ¡Tal vez nuestra única posibilidad de hacer un uso pleno de dicha tecnología sea convertirnos en una parte integral de esa tecnología misma! Las ventajas son casi impensables.

El viaje espacial y temporal serían concebibles a lo largo de eones —vastas distancias y tiempos— y desde luego hacia el futuro. ¡Sin embargo, el viaje en dirección inversa sigue estando en duda! Múltiples decisiones alternativas, múltiples vidas, múltiples experiencias —copias duplicadas de nosotros mismos, copias de refuerzo a intervalos regulares que cubran cualquier forma de desastre—, verdaderas cápsulas temporales, tal vez eternas, todo eso sería posible. ¡Podríamos ser todo, estar en todas partes, ser cualquiera, experimentarlo todo! ¡Ninguna enfermedad en el sentido Convencional, sino errores informáticos, virus y parásitos que amenazaran nuestras múltiples vidas, tal vez! Una escasez de capacidad y almacenamiento informático; teleportación instantánea mediante rayos de luz y radio. Más allá de la luna en dos segundos, el sol en ocho minutos, la galaxia en 100.000 años… Tal vez el sexo tomaría una forma nueva: la mezcla de nuestras nuevas entidades, la unión, no a través del apareamiento físico transitorio de dos sistemas nerviosos, sino a través de la mezcla de dos cuerpos con inteligencias y experiencias completas. Finalmente. Tal vez incluso la fusión de todas las formas de vida humana en un solo ser etéreo soportado por un hardware orgánico que al mismo tiempo creciera y se desarrollara como Si fuera una especie de medusa cósmica. O tal vez como una ola de energía que se propagara a través del universo buscando una máquina o una unidad portadora, tal vez incluso buscando a otro de naturaleza similar. ¿Podría ser la misma creación de la fuerza vital definitiva una unidad a través de todo el tiempo y el espacio? ¡Que se haga la luz, pero que se haga antes el auténtico superordenador!.

Artículo de Peter Cochrane, extraido del libro Nueva cultura del apocalipsis editado por Valdemar.

30 deliciosas recetas para cocinar con marihuana

Domingo, enero 9th, 2011
Libros | 1 Comentario »

Mari Juani fue famosas en San Francisco durante los setenta años, en los cuales sus fiestas eran recordadas como espectaculares y con muy buena y alucinante cocina.

El tiempo ha pasado, Mari Juani murió en el año 2005 y ahora esta obra rinde homenaje a esta curiosa mujer de la mano de su sobrino, el Dr. Marías, que ha recopilado sus recetas para ofrecerlas en este ilustrativo libro decorado con imágenes de antaño.

Dichas recetas están transcritas desde las tres libretas de anotaciones que recibió su sobrino -además de el libro sobre gatos “The Cat Inside” de William Burroughs- como única herencia. Entrantes, platos fuertes, postres e incluso batidos para los niños han sido llevados, al igual que numerosas anécdotas de su tiempo, a este libro.
Nutrición, diversión y risas para toda la familia.

El alma del hombre bajo el socialismo

Martes, agosto 24th, 2010
Delirios, Iluminaciones, Libros | Comentarios desactivados

Mercantil

“…Todo hombre debe de estar en plena libertad para escoger por sí mismo su trabajo. No debe ejercerse sobre él la menor coacción ni violencia. De otro modo, su trabajo no será beneficioso para él ni para los demás…
…Pues el reconocimiento de la propiedad privada ha sido, realmente, muy nocivo para el individualismo y lo ha empañado, por así decirlo, confundiendo al hombre con lo que pose. Ha descarrilado y deformado por completo el individualismo, señalándole como fin la utilidad material, y no el desenvolvimiento espiritual. A tal extremo, que los hombres han llegado a creer que lo importante es tener, olvidando que, en realidad, lo único importante es ser. Ya que la verdadera perfección de hombre reside no en lo que tiene, sino en lo que es…

…en una sociedad como la nuestra en donde la propiedad supone el máximum de distinción y trae consigo la categoría social, los honores, los títulos, la consideración, etc., el hombre, ambicioso de suyo, se señala, como objeto primordial, la acumulación de esa propiedad, y no cesa de acumularla, enojosa y obstinadamente, ni aun después de haber adquirido mucha más de la que precisa o puede emplear, gozar y hasta conocer. El hombre se matará a fuerza de trabajo con el solo objetivo de asegurarse la propiedad; y realmente, si se tiene en cuenta las inmensas ventajas que la propiedad trae consigo, ¿Quién podría asombrarse de ello? Lo deplorable es que la sociedad se halle edificada sobre tales cimientos que el hombre se vea obligado a una rutina en la que no puede desarrollar libremente lo que hay en él de maravilloso, sugestivo y delicioso; y en la que, por otra parte, no puede hallar el verdadero goce y la alegría de vivir…

…lo que posee realmente, lo único que posee, es lo que hay dentro de él, aquello que lleva en si mismo. Cuanto queda fuera de él no debería tener la más mínima importancia ni transcendencia. Suprimiendo la propiedad privada, tendríamos, por tanto, un individualismo puro, integro y magnífico. Nadie derrocharía neciamente su vida en la acumulación de las cosas y los símbolos de las cosas. Se viviría. Y vivir es lo más raro de este mundo. Pues la mayor parte de las personas no hacemos otra cosas que existir…

…toda autoridad es degradante. Degrada a los que la ejercen, y degrada a aquellos sobre los cuales se ejerce. Cuando se emplea de un modo brutal, violento y cruel, todavía puede ejercer un efecto saludable, provocando, o fomentando cuando menos, el espíritu de rebeldía y de individualismo que más tarde acabará con ella. Pero cuando se emplea con cierta suavidad, y acompañándola con dádivas y recompensas, es terriblemente desmoralizadora. Pues la gente, entonces, se da menos cuenta de la tiranía ejercida, y continua viviendo en una especie de bienestar grosero, como animales domésticos, sin comprender que están pensando con ideas ajenas, viviendo con arreglo a las pautas de otros, llevando, por así decirlo, ropa de segunda mano, y no siendo ellos mismos ni un solo instante. El que quiera ser libre – dice un profundo pensador – no debe someterse…

…barrer una plaza cenagosa durante ocho horas diaria bajo el azote del viento helado,  no cabe duda que es una ocupación penosa. Y barrerla con dignidad mental, moral o física, me parece hazaña poco menos que imposible; del mismo modo que barrerla con jubilo seria asombroso. El hombre ha venido al mundo para algo mejor que recoger basura. Todos los trabajos de esta índole deberían ser llevados a cabo por aparatos mecánicos. Y estoy seguro que así sucederá con el tiempo. Hasta ahora, el hombre ha sido, como quien dice, el siervo de la máquina, y no deja de ser trágico que, apenas ha inventado una máquina que realiza su trabajo, empieza ya a morirse de hambre. Esto, sin embargo, es el resultado de nuestro sistema de propiedad y de competencia. Así, en cuanto un hombre posee una máquina que lleva el trabajo de quinientos hombres, la consecuencia inmediata es la de quinientos hombres que quedan sin trabajo, comienza a pasar hambre, pierden sus codiciadas propiedades y terminan por dedicarse al robo o mendicidad. El propietario se asegura el producto de la máquina y lo guarda para sí, ganando así quinientas veces más de lo que debería ganar. En cambio, si dicha máquina fuese propiedad de todos, todos se beneficiarían de su trabajo…

…todo trabajo no intelectual, todo trabajo monótono y tedioso, todo trabajo repugnante, debería ser llevado por las máquinas. La máquina debe trabajar para nosotros en las minas de carbón y realizar todos los servicios de limpieza, y hacer de fogonero en los vapores y de barrendero en las calles y de mensajero los días de lluvia; en una palabra: todo aquello que es duro y molesto. Hoy día la máquina hace la competencia al hombre. En el futuro, cuando las cosas sean lo que deben ser, la máquina servirá al hombre…

…el egoísmo no consiste en vivir como uno cree que debe vivir, sino en exigir a los demás que vivan como uno vive…”

El alma del hombre bajo el socialismo, Oscar Wilde.

.

Cuando, en 1891, Oscar Wilde publicó El alma del hombre bajo el socialismo logró irritar por igual tanto a sus aristócratas admiradores como a sus jóvenes amigos socialistas. En el ensayo, Wilde arremete contra la caridad y un malsano y exagerado altruísmo, culturalmente forzado, de la sociedad, que en vez de desarrollar sus verdaderos talentos, que ayudarían mucho más a todos, pierden su tiempo en tratar de solucionar los problemas sociales que causa el orden socio-político, sin eliminar su causa común, el capitalismo y el Estado según Wilde. También aboga por el desarrollo tecnológico que permita a los seres humanos trabajar menos tiempo y permitir a través de las máquinas, cada vez más avanzadas, dedicarse a actividades menos esforzadas físicamente y a cultivar la personalidad.

En una sociedad socialista libre, la gente tendrá la posibilidad de realizar sus talentos; el “socialismo por sí mismo”, escribe Wilde, “tendrá valor simplemente porque conducirá al individualismo”. En este trabajo, Wilde muestra, en el estilo paradójico e ingenioso que lo caracteriza, su visión anarquista: “Dondequiera que haya un hombre que ejercite la autoridad, hay un hombre que se opone a ella”.

Cuestión de identidad, cuestión de perversión

Lunes, junio 14th, 2010
Libros | Comentarios desactivados

“La intensa monosexualidad de la vida religiosa y escolar sirve para revelar los tiernos placeres que descubre y provoca la no identidad , cuando ella se pierde en medio de todos esos cuerpos parecidos… Todo ocurría en un mundo de impulsos, de placeres y de penas, de tibiezas, de dulzuras, de amarguras, donde la identidad de un participante y sobre todo la del enigmático personaje en torno al cual todo se urdía, careciera de importancia; en ese mundo flotaban en el aire sonrisas sin dueño… Y ella, él, muchacho-muchacha, masculino-femenino de identidad imposible, no es nada más que aquello que ve y pasa, por la noche, en los sueños, los deseos y los temores de cada uno.”

“¡Ve, maldito, continúa tu tarea! El mundo que invocas no estaba hecho para ti. Y tú no estabas hecho para él. En ese vasto universo, donde tienen cabida todos los dolores, tú buscarás en vano un rincón donde albergar el tuyo, que mancha y trastorna todas las leyes de la naturaleza y de la humanidad. El hogar familiar te está vedado. Tu vida misma es un escándalo que haría enrojecer a la joven virgen y al tímido adolescente.”

“Entre esas mujeres envilecidas que me han sonreído, que me han hecho rozar sus labios con los míos, ni una sola, sin duda, ha dejado de retirarse avergonzada ante el calor de mis abrazos, como al contacto de un reptil.”

“¿Dónde encontrar la fuerza para declarar al mundo que yo usurpaba un lugar, un título que me prohibían las leyes divinas y humanas?”

“Mi lugar no estaba marcado en ese mundo que huía de mí, que me había maldecido.”

Herculine Barbin y Michael Foucault.
.


Herculine Barbin llamada Alexina B.
(1838-1868), el misterioso hermafrodita, es un caso jurídico médico del siglo XIX que sale a la luz gracias a la publicación de su autobiografía Memorias de Herculine Adélaide Barbin.
Posteriormente el caso es investigado y publicado por Michel Foucault en dos ediciones diferentes. La edición francesa de 1978 consta básicamente del diario o memorias de Herculine Barbin y los textos médicos, legales y las notas de prensa ocasionados por su suicidio. La edición estadounidense de 1980 incluye una exposición tesis de Oskar Panizza, médico y escritor austríaco, basada en el caso de Herculine y un nuevo prólogo de Foucault.

Diccionario del Dandi

Sábado, enero 2nd, 2010
Libros | Comentarios desactivados

Diccionario Dandi

“El dandismo es una especie de culto al yo, que puede sobrevivir a la busqueda de la felicidad que se puede encontrar en los demás… que puede sobrevivir también a todo lo que se define como ilusión.”. Baudelaire, El pintor de la vida moderna.

“Porque la palabra dandi implica una quintaesencia de carácter y una intuición sutil de todo el mecanismo moral del mundo.” .Baudelaire, El pintor de la vida moderna.

“Todo dandi es un valiente, pero un valiente que tiene tacto, que se detiene a tiempo y sabe encontrar, entre la originalidad y la excentricidad, el famoso punto de intersección de Pascal.” J. Barbey d’Aurevilly, Lord Brummell y el dandismo.

“El dandi debe aspirar a ser ininterrumpidamente sublime; debe vivir y dormir ante un espejo.” .Baudelaire, El pintor de la vida moderna.

“¡La fascinación del horror exalta sólo a los fuertes!.” .Baudelaire, Las flores del mal.

“Poneos a coleccionar cualquier y encontrareis el lingote de la felicidad en calderilla. Una manía es el placer que ha pasado al estado de idea.”. Balzac.

“Un dandi no puede ser jamás un hombre vulgar.” .Baudelaire, “El dandi”.

.
Un recorrido por la historia del dandismo y sus dandis; desde el genuino George Brian Brummell, hasta Lord Byron, Charles Baudelaire, Oscard Wilde y Alfred Jarry. Giuseppe Scaraffia rastrea su influencia hasta el siglo XXI, haciéndonos sentir un poco más dandis y logrando que nos replanteemos nuestra relación con los objeto y la sociedad.

El diccionario en si incluye términos que van desde “Animal” hasta “Vulgar” pasando por “Cigarro” y “Satanismo”. Toda una colección de buenas maneras y saludable vanidad.

La Fábrica de las Avispas

Jueves, noviembre 19th, 2009
Libros | Comentarios desactivados

“… Hace años que no mato a nadie, y no pienso volver a hacerlo nunca más. Fue solo una mala racha que estaba pasando.”

“… Los niños no son gente de verdad, en el sentido de que no son varones y hembras pequeñitos, sino una especie aparte que, probablemente, se convertirán en lo uno o lo otro a su debido tiempo. Los niños pequeños especialmente, antes de verse envueltos en la insidiosa y maligna influencia de sus padres y de la sociedad, son abiertamente asexuados y, por lo tanto, perfectamente dignos de aprecio.”

Extracto de La Fábrica de las Avispias de Iain Banks.

.

Primera novela de Iain Banks, donde nos despliega la historia de Frank, un joven adolescente que vive en una casa en la costa Escocesa. Frank no es un adolescente normal. Una familia desestructurada y una vida marginal, van determinando la existencia de Frank hacia la inestabilidad y perturbación mental y emocional. Las diversas y ambivalentes situaciones que conforman la novela, nos irán desentrañando el insólito mundo de Frank y su extraña relación con la realidad.

Igualmente imprescindibles y sobrecogedoras resultan su novelas The Crow Road y Cómplices. La novela La fábrica de las avispas, puede ser descargada aquí en formato PDF.

Un pene grande nunca pasa de moda

Sábado, octubre 3rd, 2009
Fotos, Libros | 1 Comentario »

Big Penis Book

“The Big Penis Book” en un grandioso libro, editado por TASCHEN, que contiene unas cuatrocientas fotos de la década de los 70 realizadas por estudios de renombre como Athletic Model Guild, Colt, Falcon o Champion Studios. También cuenta con estrellas fálicas del calibre de John Holmes o el  ecuestre Long Dong Silver.
Ideal para regalar en bodas, cumpleaños, comuniones…

Sobre el sexo femenino se puede encontrar “The Big Book of Breasts”, igualmente editado por TASCHEN.

Bob Mizer, llamado el Hugh Hefner de la industria editorial gay,  pasó 48 años haciendo fotografías y películas para su Athletic Model Guild, y 41 años publicando Physique Pictorial, la primera y más explícita revista gay de Norteamérica. Sus diarios personales, que llevó desde que tenía ocho años, dan cuenta de su clara elección sexual desde su adolescencia, sin embargo hasta la edad de 42 años siguió viviendo y trabajando en la casa de huéspedes de su madre, en Los Ángeles, donde su estricto código de ética le impidió expresar con libertad sus fantasías. Por eso, durante los primeros 24 años de su carrera, sólo trabajó a blanco y negro y tuvo la precaución de no mostrar jamás un desnudo masculino total. Pero después de la muerte de su madre en 1964, Mizer construyó rápidamente un imperio dedicado a los placeres de la carne masculina, donde fotografiaba hombres totalmente desnudos en colores psicodélicos.

En las décadas del 70 y el 80, el viejo hotel de huéspedes de Bob Mizer se transformó en el hogar de decenas de sus jóvenes modelos, que vivían al aire libre, en sofás y galerías, junto a pollos, gansos, cabras, monos, estatuas romanas, árboles de Navidad abandonados y todas los imaginables objetos de utilería que utilizaba para su cada vez más importante y extravagante obra cinematográfica y fotográfica.

“Bob’s World: The Life and Boys of AMG’s Bob Mizer” cuenta con más de 250 fotografias de la etapa más desinhibida de Mizer. Incluye además un DVD con films rodados entre los años 1958 y 1980 para la AMG (Athletic Model Guild).

Selección fálica

Suicidio inusual y canibalismo ocasional

Jueves, julio 23rd, 2009
Libros | 1 Comentario »

Libros Aventuras

Envenenado por un pez globo

...En Japón el pez globo, preparado cuidadosamente, está considerado un manjar. Llaman al plato fugu. Sin embargo, el pez globo y sus parientes contienen una toxina química altamente venenosa llamada tetrodotoxina, por lo que una preparación inadecuada puede desembocar en un caso de envenenamiento. La tetrodotoxina es un veneno 275 veces más potente que el cianuro. Si tu chef obra adecuadamente, ningún órgano del pez entra en contacto con la carne que va a ser consumida. La muerte ocurre aproximadamente en un 60 por ciento de los casos de envenenamiento por pez globo, algo bastante común en restaurantes japoneses de menos de cuatro estrellas. En casi todas las partes de la tierra el pez globo alcanza un tamaño de 90 centímetros y un peso de trece kilos. Cuando se sienten amenazados introducen agua, o aire si no hay agua disponible, en una vejiga especial, lo que aumenta el tamaño normal del pez en hasta tres veces, un método disuasorio para los predadores,o eso espera el pez. Existen alrededor de cien especies; los mares cálidos albergan las más venenosas. Se desconoce si el pez obtiene algún beneficio de su veneno.

El veneno bloquea en las personas los mensajes nerviosos de los músculos.De diez a 45 minutos después de la cena se presenta el hormigueo y la pérdida de sensibilidad. Con frecuencia aparecen vómitos, desorientación y una «sensación de incapacidad». Pueden presentarse salivación, sudoración, dolor en el pecho, dificultad al tragar o al hablar, convulsiones e hipotensión. La parálisis, la dificultad al respirar y la disminución del ritmo cardiaco suelen dar como resultado la muerte. Con frecuencia, los supervivientes informan haber estado paralizados pero totalmente conscientes. Uno se pregunta si los fallecidos experimentaron el mismo fenómeno mientras esperaban el fin.

¿A que vale la pena gastar el dinero en un buen chef?

Varado por una adelfa

...Nativa de la región mediterránea y de Asia, la adelfa (Nerium oleander) se extendió por todo el mundo debido a sus cualidades ornamentales. En España es muy frecuente verla en los parques y jardines municipales y a lo largo de las autopistas. Es un arbusto alto, medianamente fragante, de hojas en forma de lanza y textura coriácea, vainas alargadas y esbeltas, semillas vellosas y flores de llamativo rojo, blanco o rosa, agrupadas en la punta de las ramas. Su potente veneno es la glicósida oleandrina y neriosida, con escasos equivalentes en el mundo vegetal. Ingerir una sola hoja puede eliminar a un adulto.Hay niños que han sucumbido al chupar el néctar de una sola flor. La muerte se ha cobrado a personas que habían comido salchichas asadas insertadas en palos de adelfa, también tras inhalar el humo de ramas arrojadas a una hoguera o tras ingerir la miel producida con néctar de la flor de adelfa. La muerte se ha llevado a caballos que ingirieron sus hojas, por lo que la planta recibe el nombre de matacaballos en algunas partes del globo y mataburros en otras. La cabras parecen inmunes.

Casi inmediatamente experimentarás náuseas, seguidas de dolor estomacal y vómitos ininterrumpidos.A continuación, en unas pocas horas, debería comenzar la diarrea sangrante. Te sentirás mareado y con frío, tu corazón se ralentizará y latirá de un modo irregular. La somnolencia y la pérdida de la conciencia precederán a las convulsiones y a una lenta parálisis de tu capacidad para respirar. Tu muerte ocurrirá en menos de un día.”

Extraido del libro “Cómo palmar en el monte” de Buck Tilton.

.

Asesinado por la ballena asesina, castrado por un casuario, disecado por laenfermedad de Lyme, el ataque de la marabunta, hecho bosta por una morsa, jodido por un candiru, maldecido por el curare, mascado por un camello, pateado por un alce… Todas ellas maneras de morir la mar de interesantes y fuera de lo vulgar.

Buck Tilton, autor del libro “Cómo palmar en el monte: Las 100 maneras más atractivas de palmar al aire libre”, nos invita a conocer estas 100 atractivas formas de acabar con nuestra vida al aire libre.

El otro libro, “Canibalismo Ocasional: Secretillos vergonzosos sobre la supervivencia”, es una mirada retorcida, morbosa, burlona y, sobre todo, muy divertida sobre el canibalismo como opción de supervivencia. El libro responde a preguntas apremiantes como: ¿sabe igual que el pollo?, ¿qué dirán mi familia y amigos?, ¿cogeré alguna enfermedad?, ¿y… si me gusta?.

Su autor, Shiguro Takada, analiza casos reales de supervivientes que practicaron el canibalismo, como el caso de la caravana de los Donner, el equipo de rugby uruguayo perdido en los Andes y el guía de montaña homicida Alferd Packer. También recoge episodios históricos de canibalismo a gran escala llevados a cabo en Escocia, México, China, Rusia y África, a fin de extraer lecciones vitales sobre cómo no practicar canibalismo ocasional. Finalmente, el autor se adentra en las duras decisiones que implica el canibalismo y los detalles truculentos que uno debe conocer para ser partícipe de esta espeluznante pero a veces tan necesaria práctica.

Incluye instrucciones para el correcto despiece y las mejores recetas.

El trabajo es la actividad de los incapacitados

Miércoles, julio 8th, 2009
Libros, Subcultura | 1 Comentario »

«El trabajo reúne cada vez más buena conciencia de su parte: la inclinación por la alegría ya se llama “necesidad de descansar” y empieza a avergonzarse de sí misma. “Cada uno es responsable de su propia salud”, se dice cuando se nos sorprende en una excursión campestre. Pronto se podría llegar al punto en el que uno no pueda ceder a la inclinación por una vida contemplativa (es decir, irse de paseo con pensamientos y amigos) sin despreciarse a sí mismo y sin remordimientos de conciencia.»

Friedrich Nietzsche, El ocio y la ociosidad, 1882

«De ahí que el obrero se sienta en su casa fuera del trabajo y en el trabajo fuera de sí. Está en casa cuando no trabaja, y cuando trabaja no está en casa. Su trabajo, por lo tanto, no es voluntario, sino obligado, trabajo forzado. No es, por lo tanto, la satisfacción de una necesidad, sino sólo un medio para satisfacer necesidades fuera de éste. Su carácter ajeno lo pone de relieve el hecho de que, tan pronto deja de existir alguna coacción física o de cualquier otro tipo, se huye del trabajo como de la peste.»

Karl Marx, Manuscritos económico-filosóficos, 1844

«En el fondo, ahora se siente [...] que semejante trabajo es la mejor policía, que mantiene a todo el mundo a raya y que sabe cómo evitar con firmeza el desarrollo de la razón, la concupiscencia y el deseo de independencia. Puesto que emplea una cantidad enorme de energía nerviosa, la cual sustrae a las actividades de meditar, ensimismarse, soñar, preocuparse, amar, odiar.»

Friedrich Nietzsche, Los aduladores del trabajo, 1881

.

La identidad entre trabajo y ausencia de poder decisorio se puede demostrar no sólo fáctica, sino también conceptualmente. Hace unos pocos siglos las personas eran conscientes de la relación entre trabajo e imposición social. En casi todas las lenguas europeas el concepto “trabajo” se refiere originalmente sólo a la actividad de la gente sin poder decisorio, de los dependientes, los siervos y los esclavos. En el ámbito lingüístico germánico se refería al trabajo ímprobo de un niño huérfano y, por eso, caído en la servidumbre. En latín “laborare” significa tanto como «sufrir una pesada carga» y se refiere, en síntesis, a los padecimientos y vejaciones de los esclavos. Las palabras románicas “travail”, “trabajo”, etc., se derivan del latín “tripalium”, una especie de yugo que se empleaba para la tortura y castigo de esclavos u otras personas privadas de libertad. En la expresión «el yugo del trabajo» aún resuena ese origen.

“Trabajo”, por lo tanto, no es ni en su origen etimológico un sinónimo de actividad humana autónoma, sino que se remite a un triste destino social. Es la actividad de los que han perdido su libertad. La expansión del trabajo a todos los miembros de la sociedad no es, en consecuencia, más que la generalización de la dependencia servil; y la adoración moderna del trabajo, no es más que la elevación casi religiosa de esta situación.

Estas circunstancias se pudieron ocultar con éxito y se pudo interiorizar este despropósito social porque la generalización del trabajo se vio acompañada de su «cosificación», a través del sistema moderno de producción de mercancías: la mayoría de las personas ya no están bajo el látigo de un solo señor. La dependencia social se ha convertido en un conjunto de relaciones abstractas del sistema y, por lo tanto, se ha hecho total. Se nota en todas partes y, precisamente por eso, apenas si se puede concebir. Donde todos son siervos, son todos al mismo tiempo señores, en tanto que cada uno es su propio tratante de esclavos y vigilante. Y todos obedecen al ídolo invisible del sistema, al “gran hermano” de la explotación del capital que los ha enviado bajo el “tripalium”.

El texto ha sido extraido del “Manifiesto contra el trabajo” escrito por el grupo alemán anti-capitalista “Krisis”. La ergofobia de estos señores, surgió hace más de 12 años con la intención de desarrollar una posición, más allá de las corrientes académicas dominantes y de los discursos paralizantes de la izquierda “movimentista”, que suponga una superación del marxismo de tipo “movimiento obrero”, sin caer en un discurso afirmativo “realista”. Permitiendo asi crear una nueva crítica social de carácter “antipolítico”. Todo esto según ellos, por supuesto.